El Reglamento de Ejecución (EU) 947/2019, de 24 de mayo de 2019 y el Reglamento Delegado (EU) 945/2019, de 12 de marzo de 2019, supusieron el inicio de una legislación europea para las operaciones de UAS en este territorio. Los problemas generados con el Covid-19, a primeros del 2020, supuso el retraso en la aplicación de algunos de sus artículos.

En febrero del 2021, Schiebel fue la primera empresa en obtener el certificado de aprobación organizacional en Europa de operador de UAS ligero (LUC) para su CAMCOPTER® S-100, de aplicaciones tanto civiles como militares, de acuerdo al Reglamento 957/2019. Recientemente, a finales del mes de mayo de este año, Dronamics se convierte en la primera aerolínea de carga con drones en obtener una licencia operativa de operador de UAS ligeros (LUC) de la EU, bajo la supervisión de la Dirección de Aviación Civil de Transporte de Malta (TM-CAD), para operar el Black Swan, capaz de transportar 350 kg a una distancia de hasta 2500 km. En el medio de estas dos fechas, varias empresas europeas que han conseguido su LUC y otras muchas se irán incorporando a este certificado que presenta ventajas a los operadores de UAS.

¿Pero que es un LUC? En el artículo 2 del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/947, Definiciones, en su punto 9 dice: “Certificado de operador de UAS ligeros” (LUC): certificado concedido a un operador de UAS por una autoridad competente tal como se establece en la parte C del anexo.

La primera cuestión importante es que el LUC se refiere a operaciones de UAS dentro de la “categoría específica”, y que no tiene nada que ver con la “categoría certificada” que tiene una regulación totalmente distinta.

El LUC es un certificado operacional opcional que posibilita algunos privilegios a su titular. El mayor privilegio puede ser la posibilidad de iniciar operaciones en la categoría específica sin necesidad de una autorización operativa por parte de las autoridades nacionales. La disponibilidad de la certificación LUC representa un cambio cuántico en la eficiencia de los servicios aéreos de drones, al tiempo que garantiza condiciones seguras. Se pueden ahorrar muchas horas de trabajo agilizando el proceso que de otro modo paralizaría cualquier actividad a la espera de que se formalice y apruebe una autorización. Una solicitud de LUC solo puede realizarse a través de una autoridad de uno de los estados miembros para que valide si la organización es capaz de determinar y evaluar el riesgo de sus operaciones, por sí mismas.

Los requisitos que deben demostrar estos operadores se definen en la Parte C del Reglamento (UE) 2019/947. Cuando la autoridad nacional considere que se cumplen los requisitos, otorgará la facultad al operador de UAS de autoevaluar el riesgo de su operación y auto-autorizarlo eventualmente, sin necesidad de que la autoridad nacional intervenga (pueden establecerse diferentes niveles o grados de privilegios de acuerdo a la LUC concedida). En el fondo se trata de evaluar la cultura de seguridad de la empresa y las garantías de consistencia de sus procedimientos.

Para obtener el LUC los operadores deben demostrar que trabajan de forma estructurada aplicando los elementos básicos del sistema de gestión de la seguridad, asegurando que los vuelos se realicen de forma segura, con control sobre la planificación, ejecución, mantenimiento y administración del back office. Los criterios incluyen, entre otros, los siguientes:

– Un sistema de gestión de la seguridad para garantizar que los riesgos potenciales para la aviación se mitiguen y gestionen de manera efectiva;

– Contar con pilotos con las competencias necesarias, junto con las habilidades y niveles de planificación, implementación, mantenimiento y administración requeridas para aspectos como las operaciones diarias, el análisis de riesgos y la documentación;

– Un sistema documental adecuado, manteniendo un registro de datos operativos relevantes accesibles por las autoridades nacionales, si fuera necesario;

– Un manual de seguridad operativo de LUC, que cubra una política de seguridad, objetivos e incluya roles y responsabilidades en la organización con respecto a las operaciones de drones, así como también dónde se documenten los procedimientos y actividades, incluidos los procedimientos de emergencia.

El esfuerzo de conseguir un LUC solo se justifica ante operadores que, por el tamaño de su organización, por el ámbito de sus operaciones y por la complejidad de una reiterada y repetitiva solicitud de permisos, puedan simplificar su día a día mediante un certificado de autoevaluación permanente.

Lo que es evidente es que un LUC no es una puerta para hacer lo que se quiera. El titular de LUC solo puede realizar las operaciones descritas en los términos de aprobación de su certificado y es por eso que operar con un certificado LUC es tanto un gran beneficio para la organización como una gran responsabilidad.

Pablo Morera

pmorera@jasdrone.com

www.jasdrone.com

Share This