Hemos comentado en un blog anterior las ventajas de la utilización conjunta de los UAS con robots en las inspecciones y trabajos en aéreas industriales.

Su uso conjunto proporciona ventajas al incrementar la toma de datos siempre de forma segura y con la posibilidad de automatizar su operación.

Empresas industriales de todos los sectores ya conocen las enormes ventajas de estas nuevas herramientas que todavía presentan grandes cotas de incremento de uso.

Son ya conocidas las mejoras que se obtienen en los procesos, sobre todo en aquellos que se han realizado tradicionalmente mediante trabajadores. También son reconocidos las ventajas producidas por el ahorro de costes ya sea por la simplicidad y facilidad de operación como por la rapidez de ejecución lo que disminuye los parones de las instalaciones. Otro aspecto quizá no tan comentado es el incremento de la calidad de las inspecciones pues los UAS y los robots en general, son herramientas que siempre ejecutan con total fiabilidad su toma de datos, sin la incidencia del factor humano. Además, al disponer de un sistema de inspección y control seguro y más económico se incrementan las inspecciones con lo que se pueden establecer programas de control más agresivos lo que, a su vez, redunda en la estandarización de procesos de mantenimiento predictivo.

Con carácter general los UAS se han utilizado como una herramienta especializada para completar una tarea específica y puntual, pero ahora se está produciendo un cambio en el que estas aeronaves en unión de otros tipos de robots se están incorporando a las empresas industriales como una forma permanente y natural de uso en el día a día. Ofrecen una forma fácil, rentable y segura de recopilar datos y se están incorporando como herramientas de soporte y de ayuda permanente.

Veamos algunos ejemplos de tareas propias de una gran empresa de energía en la que los UAS están siendo utilizados de forma permanente.

Vigilancia y supervisión de instalaciones. Se utilizan cámaras de alta definición y sensores diversos, para generar imágenes y nubes de puntos 3D de las instalaciones.

Inspección de estructuras complicadas e inaccesibles. Se suelen utilizar cámaras de alta resolución y según los trabajos se pueden realizar reconstrucción de las superficies con mapas 3D.

Levantamiento topográfico y mapas de precisión. Los UAS dotados con sensores y lidar para adquirir imágenes de muy alta resolución para generar datos topográficos y digitales del terreno.

Inspección de espacios confinados. UAS con protecciones para inspecciones visuales y con sistemas propios de guiado y posicionamiento.

Vigilancia para la integridad de activos. UAS con cámaras visuales y térmicas.

Detección de emisiones. Cámaras y/o sensores de gases y cámaras térmicas para inspecciones de fugas o campañas de detección de emisiones.

Respuesta de emergencia. Cámaras para vigilancia visual durante la respuesta a emergencias y asistencia en investigaciones.

Los beneficios de la robótica en general y de la operación de UAS, son claros y se están implementando de forma continuada nuevas aplicaciones en instalaciones industriales y energéticas de manera constante. Sin embargo, la simple operación no es suficiente y surge la necesidad de complementar la toma de datos con soluciones adaptadas a cada caso, por lo hay una serie de oportunidades emergentes de proveedores de servicios que aporten aplicaciones concretas, integración entre el hardware y el software, programación, integración de sistemas, paneles de resultados, etc.

Resumiendo, los UAS son ya una solución madura y rentable para realizar actividades de inspección, estudio y vigilancia y constituirán un catalizador para futuros avances. Sin embargo, no proporcionarán una solución digital completa hasta que no se combinen con la visión artificial y las herramientas de análisis avanzado que, en última instancia, ayudarán a desbloquear el valor de los datos obtenidos, creando así información procesable rápida y aplicada a las necesidades del cliente.

www.jasdrone.com

Share This